Seguiré Al Verdadero Campeón

“DIOS ES NUESTRO REFUGIO Y NUESTRA FUERZA; NUESTRA AYUDA EN MOMENTOS DE AGUSTIA” (Salmo 46:1).

El amor de Dios lo mueve a intervenir siempre a nuestro favor. Como hemos visto, Él no es un Dios distante que se contenta con permitir que el mundo que El creó siga girando a través de la eternidad de forma torcida. Él está siempre presente para poner las cosas de nuevo en su curso correcto: para venir al auxilio de las personas para quienes Él hizo todo inicialmente, como lo dice el salmo.

Una de las ilustraciones del Señor más constantes que encontrarás en la Biblia es la de un campeón, alguien que usa su gran fuerza y sus proezas de batalla para defendernos y pelear por otros. Jeremías se refiere a Dios como un “guerrero invencible” [que inspira asombro y que causa terror], que hace que los enemigos espirituales que nos persiguen caigan avergonzados: “Pero tú, Señor, estás conmigo como un guerrero invencible; los que me persiguen caerán, y no podrán vencerme; fracasarán, quedarán avergonzados cubiertos para siempre de deshonra inolvidable” (Jeremías 20:11).

A medida que conozcas al Señor cada vez más, lo vas a ver como “un campeón” que interviene una y otra vez porque ésta es una de Sus actividades más reveladoras: “venir como un poderoso, y un salvador”: “…que se recuerde al Señor todopoderoso… Él les enviará un salvador, para que los defienda y los salve…” (Isaías 19:20). En incontables formas Él estará a tu lado, como lo estuvo con el Rey David echando mano del escudo, la lanza y la espada, para enfrentarse a los que estaban persiguiéndolo… Él te librará de las trampas, te salvará de infecciones mortales, tanto físicas como espirituales, y fielmente te protegerá contra los ataques que tengas que enfrentar.

Dios es el verdadero campeón; Su estatura es más que imponente ante nuestros opositores, y Él puede hacer cualquier cosa que quiera sin que nadie lo detenga. ¿Qué podría ser mejor que estar del mismo lado de Dios? Imagínate; Si Dios está de tu lado y está activamente trabajando como tu campeón defensor, ¿quién podría estar en tu contra? ¿Tiene esto algún significado para ti? Pues esto es lo que dice la Biblia: “Toma tu escudo y ven en mi ayuda; toma tu lanza y haz frente a los que me persiguen; ¡dime que eres Tú mi Salvador” — (Salmos 35:2-3).

Decide hoy seguir y servir al verdadero Campeón de Campeones, tú Dios… Solo a él debemos seguir. Señor, Gracias por mostrarme la Victoria que conseguiste para mi en la Cruz del Calvario por medio de mi Salvador y Señor Jesucristo… Amén.

Hermoso mensaje para tomar fuerzas ante nuestras adversidades y opositores… Dios es más imponente que ellos.
Que Dios les bendigo y les guarde en este día y siempre.