Prepararé Mi Corazón

“PORQUE ESDRAS TENÍA EL FIRME PROPÓSITO DE ESTUDIAR Y DE PONER EN PRÁCTICA LA LEY DEL SEÑOR, Y DE ENSEÑAR A LOS ISRAELITAS SUS LEYES Y DECRETOS” (Esdras 7:10).

Cuando comenzamos a estudiar una carrera, nos preparamos mentalmente, pensamos que habrá días llenos de actividades, sacrificios, ajustes económicos y pocas horas de descanso, todo esto si queremos llegar con éxito a concluir la meta deseada. Buscaremos las cosas que necesitamos: haremos algunas compras, ordenaremos horarios, haremos cuentas y achicaremos los gastos.
Preparamos nuestro corazón para un nuevo desafío.

La Biblia narra que Esdras, escriba y sacerdote, contaba con la gracia de Dios, el preparó su corazón haciendo ajustes en su vida, ordenando sus prioridades para disponerse a conocer e investigar la Palabra de Dios. ¿Para qué hizo esto? Porque él deseaba conocerla, cumplirla y poder enseñarla.
Esdras comenzó una carrera de capacitación en la voluntad de Dios. El se preparó.

Nosotros también tenemos que prepararnos para investigar en la Palabra de Dios, si tanto nos interesa conocer la voluntad de Dios, debemos pensar que tan dispuestos estamos a saber más de Él. Cuando más conocemos, más crece nuestra fe, y más estamos preparados para ayudar a otros a comprenderla.

Cuando su Palabra abunda más en nuestro corazón, la vida toma otra dimensión. Por eso debemos poner un horario para estudiar su Palabra, invertir en libros que nos puedan ayudar a comprenderla mejor y ser disciplinados para no abandonar rápidamente su estudio… Recordemos que la Palabra de Dios tiene vida; por lo tanto, nuestra capacitación es importante porque hay muchos alumnos esperándote para que les enseñes la sana enseñanza. Pero, ¿Te has preparado tu? ¿Está ya reparado tu corazón para enseñarla?

Señor, me interesa saber cuál es tu voluntad, quiero aprender más de tu persona. Ayúdame a ser disciplinado en el estudio de Tu Palabra que es vida y poder para quienes la estudian y la ponen en práctica… Amén.