La Bomba Del Amor

“CONOZCAN EL AMOR DE CRISTO QUE SOBREPASA NUESTRO CONOCIMIENTO, PARA SER COLMADOS DE LA PLENITUD DE DIOS” (Efesios 3:19).

Hoy en día se habla mucho del amor; no siempre del verdadero amor que ese ese amor “Ágape”. Es que el mundo solamente se salvará con amor y no con odio. Pero, eso sí, hay que amar a todos sin excepciones; aún a los propios enemigos, como lo pide nuestro Señor Jesucristo en su Evangelio.

Hay que amar sin desfallecimiento ni descanso. Lo mismo que en las buenas y que en las malas; en la primavera que en el verano; a la persona que nos resulta simpática y a la que nos resulta antipática; a los que nos hacen bien como a los que nos persiguen… Hay que amar a todos por igual y sin excepción.

Se han estrenado muchos métodos para poder arreglar el mundo, y el mundo sigue igual o peor de desarreglado. ¿No será porque no se ha probado el método del amor? Los países, las sociedades, las familias y las personas ¿no serían más felices si en ellas reinara el amor en lugar de la incomprensión?

Hay una sola bomba que al estallar no destruye sino que reconstruye: “es la bomba de amor” y hay que hacerla estallar cuanto antes; antes que la bomba del odio y de la incomprensión nos terminen por destruir a todos.

Cristo es la manifestación más perfecta del amor del Padre, y nosotros los cristianos hemos de constituirnos en una manifestación de Cristo; así el mundo irá a Cristo por el cristiano, y al Padre por Cristo.