El Señor Me Dará Lo Que Necesito

SI DIOS NO NOS NEGÓ NI A SU PROPIO HIJO, SINO QUE LO ENTREGÓ A LA MUERTE POR TODOS NOSOTROS, ¿CÓMO NO HABRÁ DE DARNOS TAMBIÉN, JUNTO CON SU HIJO, TODAS LAS COSAS? (Romanos 8:32)

Si bien no tenemos aquí una promesa formal, sin embargo realmente lo es, y más que una promesa, es un conglomerado de promesas. La pregunta y respuesta de nuestro texto de alguna manera pueden causarnos ansiedad en nuestro corazón.

¿Qué cosa podrá negarnos el Señor después de habernos dado a su propio Hijo? ¿Lo has pensado alguna vez? Si tenemos necesidad de las cosas que hay en el cielo y en la tierra, ciertamente Dios nos las dará, porque si hubiese habido límite en los dones de su amor, no nos habría entregado a su Hijo Unigénito. Eso si; Dios no satisface caprichos, solo satisface necesidades.

Pero, ¿De qué estoy necesitado/a en este momento? ¿Qué necesitas? Sólo nos queda pedírselo y confiar. Claro, podemos pedírselo en reiteradas ocasiones pero, no como si quisiéramos arrancar por la fuerza de la mano del Señor ese don que tanto necesitamos. Dios lo concede todo gratuitamente pero a su debido tiempo. Recuerda que de su propia voluntad y a su debido tiempo nos dio a su propio Hijo.

Estoy seguro que a nadie se le hubiera ocurrido pedirle semejante don. Sería presuntuoso exigírselo. Él nos ha dado espontánea y libremente a su Hijo amado, y siendo así, ¿puedes desconfiar todavía de que tu Padre celestial te concederá todas las demás cosas? Si la fuerza fuera necesaria, nuestra pobre oración sería nula ante su Omnipotencia; pero no olvides que su amor, que brota a manera de manantial de su corazón y es sobreabundante para satisfacer todas nuestras necesidades, nos dará debidamente aquello que es para nuestro bien.

Hoy tenemos que estar seguros de que no estamos desamparados, sino que el Eterno está a nuestro lado para fortalecernos y no negarnos su infinita bondad y amor.

Señor, Gracias por darme lo más preciado del mundo y la eternidad: Tu amado Hijo. Gracias Señor… Hoy se que, aunque tenga necesidades… ninguna de ellas estará desatendida por tu amor y por tu misericordia… Desde ya te doy gracias por cada una de ellas.

Bello mensaje para iniciar una nueva semana abandonados en la misericordia y en la providencia de nuestro Dios eterno.
Que tengan un hermoso día y que Dios les bendiga con abundancia de amor y de paz.