El Día en que Mi Vida se Detuvo

“SABEMOS QUE DIOS DISPONE TODAS LAS COSAS PARA EL BIEN DE QUIENES LE AMAN, A LOS CUÁLES ÉL HA LLAMADO DE ACUERDO CON SU PROPÓSITO” (Romanos 8:28).

¡Dios mío!, cuántas veces nos hemos citado esta lectura de la Palabra de Dios y sin embargo, parece que no terminamos por asimilarla.

¿Te acuerdas de Charlie Brown, el amigo inseparable de Snoopy? Él tiene una frase que dice así: “La vida está llena de posibilidades, pero tú nunca obtienes la tuya”.

¿Te has sentido alguna vez como que tu vida se detuvo? ¿Has pensado que la vida está llena de posibilidades pero que no son para ti? Hay muchas personas que se encuentran detenidas en la vida por algo que les ha sucedido o que les está sucediendo, y no saben qué hacer. Piensan que la vida es injusta y lo único que alcanzan a ver son problemas y más problemas.

Un destacado líder escribe: “La gente no necesita cambiar sus problemas, sino sus perspectivas”.

Creo particularmente que necesitamos cambiar nuestra manera de pensar de la vida. Los problemas fueron hechos para resolverse, hasta la muerte tiene solución porque si estás en Cristo debes saber que tienes vida eterna. Entonces te pregunto: ¿Por qué haces que tu vida se detenga? ¿Por qué caer en un negativismo profundo? Si tú piensas que algo te va a salir mal, de seguro va a salir mal… Esa es la ley del negativismo.

La Biblia dice: “Lo que más teme el malvado, eso le sucede; pero al justo se le cumplen sus deseos” (Prov. 10:24). Mi pregunta ahora es: ¿Que es lo que deseas en la vida? ¿Deseas seguir detenido o deseas seguir avanzando sin importar las crisis, los problemas, los cambios y los fracasos? Te tengo una mala y una buena noticia: la mala es que los problemas siempre van a existir mientras vivas en esta tierra, y la buena es que tú tienes la capacidad de salir adelante porque Cristo está contigo y es Él quien te da las fuerzas.

Tu puedes elegir quedarte desplomado pensando que el mundo se acabó; llorando desconsoladamente, esperando a ver si tus amigos te ayudan en ese momento difícil o también puedes doblar rodillas y elegir buscar a Dios, buscar su sabiduría, aferrarte a sus promesas y buscar las oportunidades para mostrar las virtudes y los talentos que Él te ha dado.

Alguien dijo: “La adversidad tiene el don de despertar talentos que en la prosperidad hubiesen permanecido durmiendo”.

Ánimo, recuerda que la vida es hermosa, es única y ésta continúa; la vida no se detiene, tu corazón sigue latiendo, y si quieres mejorar tu vida en todos los sentidos, debes seguir avanzando, aún arriesgándote al fracaso. Deja de pensar como Charlie Brown y obtén la vida abundante que deseas y que Jesús ya te prometió

“La vida es una aventura osada o no es vida” …¡Vive la vida completamente, sin reservas, con entusiasmo!… Y no olvides fortalecerte en las “promesas” de Dios.
Qué Dios les bendiga en este maravilloso día y los lleve a ver la vida siempre con optimismo… ¡Siempre!, porque la vida es simplemente hermosa.